Cómo ser más flexible con tu vida, cuando necesitas controlarlo todo

Cómo ser más flexible es algo que me planteé hace ya unas semanas, cuando leyendo el Tao Te King de Lao Tse  llegué a este poema.

LXXVI El hombre al nacer es blando y flexible, y al morir queda rígido y duro.Las plantas al nacer son tiernas y flexibles y al morir quedan duras y secas.Lo duro y lo rígido son propiedades de la muerte. Lo flexible y blandos son propiedades de la vida. Por esto, la fortaleza de las armases la causa de su derrota, y el árbol robusto es abatido.Lo duro y fuerte es inferior y lo blando y frágil es superior.

Soy una control freak. Me encanta hacer listas y planes, ponerlas en el calendario, y organizarlo absolutamente todo. A veces me molestaba que mi compañero librara por sorpresa (libra poco y siempre es un notición que libre más de la cuenta) si esa tarde ya había planificado leer, tirarme en el sofá o simplemente estar a mi aire. Mi vocecita interior me decía...

¿En serio te vas a disgustar por el cambio de plan, cuando lo que vas a hacer en la nueva situación es infinitamente más divertido y emocionante que lo que habías planeado?

Poco a poco me he hecho más y más consciente de que este control me estaba dominando. Si tenía un plan pensado y de repente me lo cambiaban, me costaba mucho adaptarme a la nueva situación (y todavía me cuesta). Pero ahora tengo una ventaja: sé que tengo que trabajar sobre ello para ser más flexible y fluir más con las situaciones y en definitiva, con la vida.

Primer paso: observa lo que haces.

Intenta ser consciente de todos los momentos en los que te conviertes en micromanager, sobreprotectora, crítica compulsiva o simplemente te preocupas obsesivamente con las cosas. ¿Qué practicas? Practicas la alegría, o te pasas el día quejándote. Te vas a volver muy muy buena haciendo aquello que hagas más frecuentemente. Si vives agobiada, se te dará de maravilla agobiarte por cualquier situación, por pequeña que sea. Si vives quejándote, el hecho de que la cajera del supermercado tarde un poco más de la cuenta, puede llegar a sacarte de quicio. Y si vives controlando, serás muy buena protocolizando y estructurando ordenadamente todas las tareas y cosas que suceden a tu alrededor.

A priori parece bueno, pero... Las cosas rara vez suceden como las planeamos. Entonces el hecho de haber imaginado exactamente cómo sucederían, y que no se materialice exactamente así puede ser una fuente inagotable de dolor.

¿De qué tienes miedo?

El miedo es la emoción que se esconde normalmente detrás de los control freaks como yo. ¿Te has dado cuenta alguna vez de que te pones a ordenar cuando discutes con tu pareja o cuando tienes un disgusto? Quizá lo tuyo no vaya tanto de orden cómo de rutinas. ¿Te suena apuntarte al gimnasio y seguir una rutina muy estricta de ejercicio después de perder tu trabajo o a alguien a quién quieres? Pues ahí tienes la emoción oculta tras el control: el miedo. Y también tienes tu punto de partida.

Llévate la contraria

Si sientes que necesitas organizar hoy la casa o poner una lavadora, déjalo para mañana. Si habías planeado quedarte leyendo, sal a dar un paseo o queda con una amiga, y si hoy pensabas empezar a correr, quizá sea mejor que lo dejes para pasado mañana.

El paso más importante es darte cuenta de cuándo la actividad que vas a hacer está decidiendo que la hagas y no al revés: tú decidiendo qué haces en cada momento. ¿Por qué te limitas tú, cuando nadie te está presionando para absolutamente nada?

Perdónate

No tienes que ser perfecta, ni hacer todo lo que dices que vas a hacer, y mucho menos todo lo que piensas que deberías hacer. Haces lo que puedes, lo que te apetece y lo que tiene sentido en cada momento, no lo que te parecía que tenía sentido hace 5 días cuando lo planeaste. Cada día tu nivel de energía es diferente, tu estado de ánimo (tus hormonas) y lo que realmente necesitas para sentirte bien, tranquila o satisfecha.

Sé bondadosa contigo misma y no te fustigues. Lo estás haciendo bien. (Repítete esto como un mantra todo lo que lo necesites)

ser flexible.png

y ríete un poco

Me encanta esta viñeta de AdelaXD que refleja lo que nos pasa a las personas a las que nos encanta tenerlo todo bajo control.

Un poco de humor que siempre viene bien.

¿Y vosotros, cómo encajáis los cambios de planes?

SerAlaitz1 Comment