Simplifica tu vida con el método de las 3 cajas

Hay un día en el que decides hacer limpieza. Abres el armario, el canapé, subes al camarote o haces una visita al trastero con la intención de deshacerte de cosas. Pero te pones nerviosa. ¿Y si te equivocas y tiras algo que necesitas después? ¿Eh? ¡Entonces qué!

El método que os propongo lo descubrí en el libro  Simplifica tu vida  y que me parece brillante.

Para este reto necesitarás 3 cajas y un rotulador permanente ( lo grande o pequeñas que sean depende de la cantidad de cosas que tengas) con el que escribirás lo siguiente en cada caja:

Caja Nº1: PARA TIRAR

Esta caja es la más fácil de llenar, cosas que estén inservibles y no quieras ni donar, ni regalar, ni tengan potencial para venderse. Aquí entran cosas caducadas, rotas o lo que sea que cumpla tu criterio personal de “esto hay que tirarlo”

Caja Nº2: PARA REGALAR, VENDER O DONAR

Te encontrarás con algunas cosas que aunque están en buen estado ya no quieres o ya no usas. Pues van en esta caja. Las cosas más molonas las puedes regalar a amigos o hacer un mercadillo de trueque con amigas que se estén deshaciendo de cosas. Si quieres aprovechar para sacar un dinero extra, las dos mejores opciones son:

Para ropa en buen estado: Percentil y Wallalpop.

En Percentil, te mandan una bolsa a casa en la que incluyes las prendas de mujer e infantiles (sin calzado) que quieras vender y hacen una valoración de tu ropa y te compran varias piezas de una vez.

En Wallapop puedes vender todo lo que se te ocurra, pero aquí, tu sacas las fotos, quedas y negocias con los compradores individualmente y decides el envío o punto de venta.

Caja Nº3: UNA FECHA (que te parezca suficientemente lejana el día que la escribas. Un año de distancia puede funcionar bastante bien)

¿Sabes esas cosas que atesoras sin saber muy bien por qué pero que aunque no las utilizas te da pena tirar, porque seguro que llega un día en el que te hagan falta? para esto es esta caja. No te enfrentarás a esta decisión ahora, simplemente pon una fecha que te parezca lejana en la caja, mete esas cosas y ciérrala bien. Si el año que viene cuando hagas limpieza, has superado la fecha escrita en la caja  y está sin abrir, es que no necesitabas nada de lo que había ahí dentro. ¡Ya puedes tirarla sin abrirla! (seguramente se te haya olvidado hasta lo que había dentro).

¡Una vez terminado puedes invitar a tus amigos a casa para regalarles las cosas de la Caja nº2 y contarles la experiencia!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *