Cómo relajarte en el avión cuando tienes miedo a volar

Cada vez me pongo más nerviosa cuando vuelo. Nunca en mi vida me ha dado miedo volar  y aunque he volado bastante y en vuelos bastante largos, desde hace un año más o menos me sudan las manos en el despegue y el aterrizaje y se me sube el corazón a a la boca con las turbulencias.

Hablándolo con amigas y compañeros de trabajo me he dado cuenta que volar genera ansiedad a bastante gente, así que a continuación os comparto algunos trucos que me funcionan para relajarme en el avión.

  • No tomo estimulantes 72 horas antes de volar. Ni café, ni té: solo infusiones herbales.
  • Bajo la ventanilla después del despegue para mantener unos niveles de luz ténues y que no me afecte tanto ni el cambio de hora o dirección del avión.
  • Durante el despegue y aterrizaje me siento recta apoyando los dos píes en el suelo y sintiendo el apoyo.
  • Coloco las manos en mi regazo o en reposabrazos.
  • Cierro los ojos y respiro lentamente 10 veces, cogiendo aire por la nariz y echándolo por la boca, respirando con el diafragma.
  • Me concentro en el ruido del motor, es lo que se denomina ruido blanco y me resulta bastante relajante cuando me he habituado.
  • Me gusta fíjarme en la sensación de mi cuerpo moviéndose en el espacio.
  • Suelo llevar mi música favorita para escucharla en los momentos en los que me agobio un poco más.

Otros trucos que me ayudan a tener un vuelo más tranquilo son:

  • No me preocupo por embarcar la primera, estoy sentada tranquilamente hasta que llaman a mi grupo y así no gasto tiempo ni energía de pié en la fila.
  • Si reservas la comida antes del vuelo y pones una de las opciones especiales: kosher, vegetariana o con alguna intolerancia, te servirán la comida antes que el resto y particularmente en los vuelos largos, podrás dormirte antes.
  • Siempre llevo encima un minineceser con agua termal, crema hidratante y cepillo de dientes. Y jamás de los jamases tomo un vuelo maquillada.
  • ¿Sabes que si llevas una botella de agua vacía, la podrás llenar después del control de seguridad? Te garantizarás estar hidratada sin pagar un riñón por la botellita de turno dentro del aeropuerto.
  • Suelo llevar una bolsita de frutos secos para comer en el avión cuando me da hambre y no estar ansiosa porque saquen el menú.

Seguro que también tenéis vuestros truquitos para hacer los vuelos más agradables, os de miedo volar o no. ¿Cuáles son?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *