Emprender

Propósitos de año nuevo: algunos trucos para cumplirlos

Soy la primera en entrar al gimnasio por la mañana. Abre a las 8:00 y como entro a trabajar a las 9:00, entre que llego, me cambio, hago mi rutina de ejercicios, me ducho y me vuelvo a vestir se me pasa 1 hora volando, así que intento llegar unos minutos antes de que abran. El caso es que el lunes 2 de enero esperaba encontrarme con hordas de gente en la puerta dispuesta a cumplir sus propósitos de año nuevo. Y así fue, hasta la semana pasada (segunda semana de enero) en la que de repente, el número de habituales volvió a lo de siempre.

¿Te suena? La ciencia dice que solo el 10% de los propósitos de año nuevo se cumplen, pero aún así, lo seguimos intentado año tras año y normalmente con las mismas cosas. Esta infografía de cinismo ilustrado lo explicaba perfectamente.

1dc4467f0a83ddb12ba7c571727aab0d

Lo cierto es que hay algunas cosas que SI podemos hacer para tener más éxito en esto de la creación de nuevos hábitos.

  1. Escoge una acción que sea pequeña. Por ejemplo  y volviendo al ejemplo que os ponía, “hacer más deporte” no es una tarea chiquita. Debe de ser algo realmente pequeño como “subir por la escalera” o “bajarme una parada antes en el metro y caminar”
  2. Une la nueva acción un hábito que ya exista. Si ya sales a caminar o a correr 3 días a las semana, puedes facilmente añadir 10 minutos extra a tus carreras  y así ir incorporando el nuevo hábito de una forma más sencilla. Si ya solías desayunar por la mañana en casa, tomar una pieza de fruta es más fácil que si te tomas el café fuera de casa y quieres empezar a desayunar cosas más sanas.
  3. Tienes que organizarte la vida para que la nueva acción sea fácil de hacer (al menos durante la primera semana). Dicen que tienes que practicar un nuevo hábito de 3 a 7 días (y algunas fuentes dicen que 21 días) antes de que se empiece a incorporar en tu vida. Si vas a madrugar algo más de lo normal, puedes dejarte la ropa organizada la noche anterior para ganar unos minutos y algo de paz en la mañana. Si vas a caminar más, no te pongas tacones los primeros días que vayas a hacerlo.

Estos son 3 trucos que pueden evitarte caer en e ciclo anual de “voy a lograr todo lo que me propuse-creo que va a ser más dificil de lo que pensé-ya que se acabe el año-pero el próximo año voy a lograr todo lo que me proponga”

B7FNNFwCAAAAHmB

En mi experiencia, creo que una de las cosas más importantes a la hora de proponerte metas, es escoger cuidadosamente los por qué de cada una de ellas. Yo había intentado hacer varios detox en mi vida, pero nunca había conseguido hacerlo 2 o 3 días antes de volver a caer en mis hábitos alimentarios antiguos.

La clave del éxito cuando lo conseguí fue responder muy cuidadosamente y a todo detalle al cuestionario previo que me cargó de motivación e ilusión y me preparó para lo que venía ayudándome a identificar qué obstáculos había tenido en el pasado.

La forma en la que formulamos los objetivos también influye. No es lo mismo decirte a ti misma ” quiero adelgazar 5 kg para verme mejor” que “quiero adelgazar 5 kilos porque es mi responsabilidad cuidar de mi cuerpo y de mi salud, me lo debo a mi misma”. El discurso interno es diferente y también lo es la motivación.

Llevar un diario tanto para hacer un seguimiento de tus hábitos como para escribir la frustración o motivos por los que no estás llevando a cabo tus objetivos puede ayudarte muchísimo a detectar el por qué de tus intentos fallidos. Será más fácil poner remedio y conseguir transformaciones más rápido.

Si me pongo a analizar los hábitos que he intentado implantar año tras año sin éxito me doy cuenta que eran aquellos que he intentado meter a piñón fijo en mi agenda, sin saber muy bien cómo lo voy a hacer en la vida real. Estuve meses proponíendome ir al gimnasio una vez al día, a mediodía. EL 99% de los días no lo conseguía. O porque estaba cansada, o porque me ponían una reunión de trabajo, o porque estaba tan metida en mis tareas que no era capaz de levantar la cabeza del escritorio. Y me enfadaba. Con los compañeros de trabajo que se extendían y alargaban las reuniones, y con los que me convocaban a las 15:00 la primera reunión de la tarde. Me enfadaba con el jaleo de tareas que me enterraba y no me permitía dedicarme ese rato a mí. El mundo conspiraba para que yo no cumpliera mi objetivo.

Decidí cambiarlo a primera hora de la mañana.  Salía del metro que está al lado del gimnasio para venir a la oficina ( que está a 5 minutos del metro y del gimnasio) para volver al gimnasio. Mi oficina abre a las 8:00 y el gimnasio también: Total: entre que cogia la bolsa y me acercaba al gimnasio… 8:10. Tenía que hacer todos los ejercicios deprisa y corriendo, muy estresada. Vuelta cargada con la bolsa a la oficina y hasta el día siguiente. Tampoco funcionaba. Me pregunté…

¿Cómo puedo hacerme la vida más fácil para llegar al gimnasio con todo lo que necesito por la mañana sin ir cargada como una mula?

Y decidí alquilarme una taquilla. Son los 10 euros al mes mejor invertidos del mundo. En el gimnasio guardo: zapatillas + rutinas + secador de pelo y artículos de ducha y belleza y los lunes subo una bolsa de tela (la típica de guardar zapatos o bolsos) con 5 bragas, 5 camisetas, los top deportivos (3) y los pantalones (1) de chándal con los que entreno. Tengo otra bolsa para la ropa sucia que llevo los viernes a casa a lavar, así que lo único que tengo que cargar entre semana es la toalla de microfibra que utilizo para secarme ( abulta muy poco y que tiendo mientras trabajo en la oficina para que esté seca siempre).

¿Vosotras, qué hábito habéis conseguido cumplir? ¿Qué propósito os gustaría cumplir este 2017?

Leave a Response