Hijos

¿Crees que no eres suficientemente buena?

Cada vez que he hablado de este sentimiento con alguna amiga, termino llegando a la conclusión de que la mayoría de personas tenemos que afrontar esta sensación a lo largo de nuestra vida, y muchas viven con ella todos los días, pero…¿Por qué sentimos que no somos suficientemente buenos? ¿Dónde se origina esta creencia? Y, lo más importante ¿cómo podemos superarlo?

Todo comienza en la infancia. Cuando eres niña, eres una esponja y te empapas de todo lo que te rodea. Te formas con tu entorno, no sólo a nivel emocional, también a nivel físico e intelectual. Los estudios han demostrado que el 80% del cerebro se desarrolla antes de los 3 años. Tus experiencias y relaciones a esa tierna edad, serán las que más impacto tengan sobre ti. Eso significa que cada momento importa – Sí, cada pensamiento, cada palabra, cada sentimiento. De hecho, lo más importante para ti como cuando eres niña, es obtener amor y afecto. ¡Tu principal objetivo es sencillamente ser querida!

Aquí comienzan a aparecer los factores que contribuyen a la idea de que no eres lo suficientemente buena. Uno es la incapacidad de tus padres para quererte, principalmente porque ellos seguramente también estaban lidiando de adultos con el “no soy suficientemente bueno” y por tanto no se querían a sí mismos como debían. Otro factor puede ser su falta de apoyo a tu talento, ya que nadie los animó a ellos mismos de niños a creer en sus propias capacidades. Y nosotros, como niños, no entendemos por qué los adultos actúan de forma impredecible y destructiva. Lo importante es que sepas que no ha sido culpa tuya (ni de ellos).

Los niños a menudo intentan arreglar las cosas o hacer algunas cosas especialmente bien cuando sienten que no están recibiendo el amor que necesitan. Hay niños que siempre están tratando de hacer que las personas a su alrededor estén felices porque piensan…”si están contentos, entonces voy a ser querido”.

Yo siempre sacaba buenas notas y me esforzaba en ser la mejor de clase, y creo que en parte lo hacía para dar esa alegría a mis padres. Supongo que de cierta forma, era mi manera de complacerles, sentirme suficientemente buena y querida.

Como adultos, estos niños se convierten en personas que quieren agradar y constantemente se preocupan de lo que piensen los demás.

Debes saber que no es responsabilidad de los niños hacer felices a los adultos. Los problemas de los adultos, y con problemas me refiero a disgustos, estrés, y tristezas, no son asuntos que tenga que resolver un niño. Lo que pasas es que cuando eres niño no entiendes eso. La parte buena es que una vez que lo entiendes, aunque sea de adulta, empiezas a recuperarte de la carga emocional que hace que no te sientas ” suficientemente buena”.

Piensa en ello de esta manera. Imagina que estás a punto de salir a correr en la carrera de tu vida. Sin embargo, estás cargando un enorme saco de piedras en tu espalda. Hay rocas de varios tamaños, desde cantos de río, hasta rocas más grandes y extremadamente pesadas. Tiran de ti hacia abajo y no te dejan moverte con soltura.

Estas rocas representan problemas, opiniones y críticas de otras personas. La única manera de superar la idea de “no ser lo suficientemente buena” es que dejar de lado estas piedras y darte cuenta, en primer lugar,  de que nunca fueron tuyas. Serás capaz de correr mucho mejor sin ese peso.

No es tu responsabilidad hacer frente a la tristeza de tu familia o a sus inseguridades. Solo el hecho de saber esto te proporcionará la libertad de ver lo que realmente podrías llegar a ser. ¡Por supuesto que eres lo suficientemente buena! Algunas cosas que puedes recordar siempre que te venga este pensamiento son:

  1. Todas esas personas con las que te comparas, también se comparan con otras personas.
  2. Comparas las partes malas que ves en ti con las partes buenas que ves en los demás (porque solo ves la cara visible de esas personas)
  3. Tu mente puede ser una mentirosa muy convincente. Simplemente no creas todo lo que piensas.
  4. Hay mucho más bueno que malo en ti. Intenta tener una lista de las cosas que te gustan de ti para cuando te vengan estos pensamientos.
  5. Necesitas más amor justo cuando sientes que lo mereces menos.
  6. Tienes que aceptar y estar en paz con quién eres ahora, antes de que puedas llegar a ser la persona en la que te gustaría convertirte.
  7. Concéntrate en dónde has llegado hasta ahora en vez de en lo lejos que queda dónde quieres llegar.
  8. Cambia el perfecto por el suficientemente bueno.

 

Leave a Response