None

Cómo dejar de gastar impulsivamente

Vale, si has llegado hasta aquí, es porque consideras que gastas impulsivamente. Eso es una buena noticia, la primera y más importante de todas.

Si todavía no lo tienes claro, te puedes instalar alguna aplicación de categorización de gastos para verlo más claramente, pero lo cierto es que con tan solo apuntar en una libreta en qué te estás gastando el dinero descubrirás (siempre que estés gastando por impulso) que se te va en cosas que no son ni remotamente necesarias.

Puedes poner en marcha trucos del tipo dejar las tarjetas en casa, pero es mucho mejor si trabajas algunas técnicas relacionadas con poner espacio entre el estímulo de querer comprar y tu respuesta: la decisión de comprarlo.

Pon tus compras en cuarentena

Es una regla muy fácil. Haz una lista de las cantidades que para ti sean relevantes y asígnales un tiempo de espera. A mi me gusta seguir la siguiente regla (ya no la sigo, porque no compro cosas impulsivamente) pero me sigue sirviendo cuando me enfrento a un gasto más alto o supérfluo. Obviamente, estoy hablando de gastos que no son por necesidad, porque si se te estropea la lavadora no vas a tirarte un mes en buscar otra o arreglarla, pero funciona muy bien. Eso sí, si es algo que creéis que necesitáis pero lleváis más de 10 minutos pensando en cuánto lo necesitáis… es que NO lo necesitáis. ¡ No lo compréis !

Va la regla del tiempo:

hasta 20 euros: 72 horas
entre 20 y 50 euros: 10 días
entre 50 y 100 euros: 30 días

Y diréis… ¿En serio, pones los gastos de menos de  20 en cuarentena? Si !! porque cuando os paréis a analizar en qué gastáis el dinero, probablemente descubráis que el dinero se os va en minigastos de 20 euros o menos. Chorraditas de aquí y de allá. Una visita al tiger, otra al hema a por unas libretas (¿os he dicho que soy adicta a las libretas?, etc…

Esperar tiene una ventaja colateral, y es que en caso de que sigáis queriéndolo después de que haya transcurrido el tiempo marcado, probablemente hayáis encontrado alguna oferta o algún sitio en el que lo venden más barato.

Si vuestras compras compulsivas suceden en Amazon, hay una extensión llamada Amazon Contemplate que os obliga a esperar 30 segundos antes de comprar cualquier cosa que añadís al carrito. (Traducción: ¿Realmente necesitas esta mierda? Cierra la pestaña y ahórrate el dinero o espera 25 segundos)

Canaliza la energía de los gastos impulsivos hacia tus objetivos financieros

Y a esto le llaman los expertos el coste de oportunidad. Técnicamente se define como la pérdida de una potencial ganancia, cuando escoges otra alternativa. Más fácil aún: cómo ese bolso que te estás comprando te aleja de irte de finde rural con tu pareja o de hacer ese curso de inglés que quieres tomar en septiembre.

Y todo esto, ¿por qué funciona? Porque normalmente cuando dejas de gastar impulsivamente sientes que te estás sacrificando, la emoción que te invade es un poco de bajón y negatividad. Esto lo puedes contrarrestar facilmente si enfocas toda esa energía al gasto que sí estás haciendo y que tanto te apetece.

 

Leave a Response