ParejaSentir

Cómo estar sola

Si es la primera vez que estás sola, ten paciencia.

Si no has estado mucho tiemo sola o, no estabas agusto con la soledad, date tiempo. Descubrirás que está bien estar sola una vez que lo hayas aceptado.
Podrías comenzar con los lugares aceptables: El cuarto de baño, la cafetería, la biblioteca, donde te puedes sentar un rato y leer el periódico. Donde puedes obtener tu dósis de cafeína y permanecer un rato. O puedes echar un vistazo a las estanterías y oler los libros. De todos modos se supone que no puedes hablar mucho en una biblioteca, así que es un lugar seguro.

También puedes ir al gimnasio. Si eres tímida puedes pasar el rato contigo misma mirándote en los espejos, o te puedes poner los auriculares. Puedes montarte en el transporte público, porque todos tenemos que ir a algún sitio.

Rezar o meditar. nadie va a pensar nada raro por que estés buscando paz o la salvación.

Empieza con cosas simples: cosas que hubieras evitado con anterioridad basandote en tus principios de evitar hacer esas cosas sola.

La barra de un bar durante el almuerzo, donde estarás rodeada de trabajadores que sólo tienen una hora y sus parejas y amigos están al otro lado de la ciudad por lo que, igual que tu, estarán solos. (Resiste la tentación de pasar el rato con móvil)
Cuando te sientas cómoda con el almuerzo, llévate a ti misma a cenar. A un restaurante con servilletas de tela y cubiertos. Serás misteriosa comiendo el postre en solitario y arrebañando la nata del plato con el dedo. De hecho, algunas personas en mesas llenas desearán estar en tu lugar.

Ve al cine, que está oscuro y puedes estar sola en tu asiento en medio de una comunidad efímera.

Llévate a ti misma a bailar a un club donde nadie te conozca. Quédate fuera de la pista, de pié, hasta que las luces y la música te convenzcan. Baila como si nadie te estuviera mirand,  ya que probablemente nadie lo hará. Y si lo hacen, asume que es la mejor de las intenciones humanas. La forma en la que los cuerpos se mueven es magnífica y emocionante. Baila hasta que esté sudando y las gotas de sudor te recuerden las mejores cosas de la vida, que las gotas de sudor en tu espalda sean como un torrente de bendiciones.

Ve al bosque sola, y los árboles y las ardillas velarán por ti.

Puedes ir a una ciudad desconocida y vagar por las calles. Siempre hay estatuas a las que hablar. Y bancos hechos para ser compartidos con extraños, proporcionándote aunque solo sea por un minuto una sensación de existencia compartida. Estos momentos pueden ser tan edificante y las conversaciones que puedes llegar a tener solo por estar sentada sola en los bancos nunca ocurrirían si no hubieras estado ahí en ese preciso momento.

La sociedad tiene miedo a la soledad como si los corazones solitarios se malgastaran en los sótanos. Y parece que las personas tienen problemas si después de un tiempo no están saliendo con alguien. Pero la soledad es una libertad que respira fácil y no carga peso, y la soledad es curativa si tú así lo decides.

Podrías estar rodeada de un grupo o ir de la mano con tu pareja, o ir todo lo lejos que quieras en busca de compañía. Pero nadie está en su cabeza, y en el momento que tradujéras tus pensamientos, una parte esencial de ellos se pierde.

Tal vez puedas amarte a ti misma. Tal vez todas esas consignas que te enseñan en preescolar a lo largo de la escuela secundaria se quejaba eran fichas para la celebración de los que están solos en la bahía. Porque si usted es feliz en su cabeza, entonces la soledad es bendecido y estar sola es aceptable.

Está bien si nadie cree lo mismo que tú. Toda la experiencia es única. Nadie tiene las mismas sinapsis, no pueden pensar como tú. Y esto hace que las cosas cosas sean mágicas y la vida interesante.

Y esto no quiere decir que no estés conectada o que la comunidad no esté presente. Solo toma la perspectiva de ser una persona con una cabeza y siente los efectos que hace pensar eso. Toma el silencio y respétalo. Si se te da bien algo quenecesites practicar, deja de descuidarlo. Si tu familia no te apoya, o una secta religiosa no es para ti, no te obsesiones con ello.

Tu podrías estar rodeada en un instante,  si lo necesitas.

Si tu corazón está sangrando, sácale todo el partido que puedas.

Hay calor en el frío, sé un testamento.

Poema de Tanya Davis

Leave a Response