None

5 ideas para salir a tu hora del trabajo

Si he aprendido algo a lo largo de mi vida laboral es que salir antes de tu trabajo depende, generalmente, solo de TI. Y a veces, no es fácil. Bien sea por organización, por concentración y productividad o por ser capaz de poner límites a tus jefes y colegas, tienes que construir una serie de rutinas y hábitos que hagan que seas capaz de levantarte sin frustración ni sentimiento de culpabilidad a tu hora.

  1. Planifica tu día y tu semana.

Puede parecer redundante, pero utiliza un calendario. Siempre suelo decir que lo que no está en el calendario, no va a suceder, así que tras haber probado Trello, Asana, Todoist y demás herramientas de productividad, puedo afirmar que la aplicación que más utilizo es el Calendario de Google.

Todas las mañanas dedico 5 minutos a hacerme un brieffing de lo que va ser el día. Y por la tarde dedico 10 minutos a revisar qué voy a tener el día siguiente. La clave de mi calendario es que no solo tengo “eventos” o reuniones con otros. También agendo el espacio que necesito para trabajar en documentos, pensar o revisar los emails.

Además, utilizo un solo calendario para mi vida profesional y personal.  Yo soy la misma persona y no tiene sentido separarla, aunque separo muy bien los horarios y cuido mi tiempo libre.

  1. Ponte una hora de salida

De 9 a 18:00, trabajo 8 horas y media entre semana y los viernes solo hasta las 15:00. Tengo horario flexible y puedo entrar a las 8 y salir a las 17:00 si quiero, pero me causaba mucha frustración ir casi una hora por delante que el resto de compañeros (algunos hacen de 10 a 19) así que preferí adaptarme un poco fijando una hora de salida razonable. A las 18:00 estoy fuera, todos los días.

  1. Acorta tus breaks, e incluso tu comida.

Si acortas 10 minutos al día tu rato de la comida, al final de la semana, habrás ganado 1 hora extra para cualquiera de las tareas que te estén quitando más tiempo. En mi oficina la cocina se llena a las 14:00 y solo hay 3 microondas para calentar la comida de todos. Además hay ruido, olores varios (de más de 50 personas comiendo a la vez una amplia variedad gastronómica) y una congestión que me ahorro comiendo una hora antes que los demás. Tengo un horario más saludable con el desayuno a las 6:30, la comida a las 13:00 y cena a las 20:00, un par de horas antes de dormir.

  1. Evita la hiperconexión.

Tener el teléfono a mano, el whatsap en el ordenador, el skype parpadeando, los emails en un pop-up y el slack de tu equipo te van a distraer. Sí, por mucho que creas que dominas el multitasking, tu cerebro se distrae muchísimo con estas cosas.

  1. Aprende a decir NO.

Tanto a reuniones tardías que sos susceptibles de ser adelantadas, como a eventos extraoficiales fuera de horario. SIento mucho si el off site de la empresa sea a 40 km de mi casa, y me pongan 2 autobuses de vuelta. Si no puedo irme cuando yo quiera, considero que mi tarde ha sido secuestrada, y prefiero no ir.

Y… ¡No te sientas culpable!

Puede parecer obvio pero no lo es. Hay mucha gente que se siente culpable de irse a su hora, sobretodo cuando ve a otros compañeros trabajando (o calentando la silla) hasta tarde. Si has hecho tu mejor esfuerzo durante 8 horas, tienes claro lo que tienes que hacer al día siguiente y no has dejado cosas abiertas… disfruta de tu vida personal. Nunca vas a terminar todo el trabajo cada día, recuerda asignar el tiempo necesario para las tareas que tengas en el calendario, y ve con la conciencia tranquila a disfrutar.

Leave a Response